La Paz, Bolivia celebra Croacia

Por Alejandra Pavisich

Despues de un trabajo de equipo que conto con mucha alegria, energia y organizacion, la comunidad croata de La Paz, Bolivia celebro, por primera vez desde que se ha formado, el 26avo aniversario de la Independencia de la Republica de Croacia, en un concurrido almuerzo familiar en el Salon Cafe de la Abuelita Aida ubicado en la zona de Cota Cota en la ciudad de La Paz, la capital de Bolivia. Dentro de la comision organizadora del evento colaboraron en la recaudacion de fondos y administracion de los nombres de las personas que expresaron su deseo de participar en el almuerzo Michelle Brozovic y Erika Katusic.

Esta es la 2da de muchas actividades que llevo a cabo la comunidad croata de La Paz y conto con la difusion del evento por redes sociales, asi como la prensa escrita y una entrevista en el programa “Viva la mañana” de la red de television nacional ATB que fue vista en toda Bolivia y que tuvo lugar el dia miercoles 21 de junio, 2017 que conto con la participacion de Vesna Boric, Kathia Pavisic, Pablo Yankovic, Carlos Rojas Kuljis y Ana Daniela Pabón. Para ver la entrevista total visita el siguiente enlace: Programa “Viva la mañana” entrevista a la comunidad croata paceña.

LPZ2

LPZ1

El almuerzo supero las expectativas de los organizadores dada la masiva asistencia de los descendientes de croatas que llenaron totalmente el restaurante con 100 personas que pasaron no solo un agradable momento, en un ambiente lleno de cosas croatas como ser los coranzoncitos o “licitars”, banderas croatas, centros de mesa con los detalles ajedrezados del escudo croata, asi como los asistentes que fueron vestidos con poleras y gorras con motivos y colores de la bandera croata.

Ademas de degustar de una deliciosa comida y de compartir con sus familias y los nuevos amigos de la comunidad croata Carlos Rojas Kuljis, vestido con un traje tradicional croata enseño unos pasos de la musica folklorica croata en el evento, para la alegria de los participantes.

Las familias de descendientes croatas que asistieron al evento fueron personas con los siguientes apellidos: Brozovich, Bojanic, Kuljis, Rojas Kuljis,  Bellot Luksic, Valdich, Matkovic, Boric, Komadina, Pabon, Golac, Bakovic, Salcedo, Humboldt,Nigoevic, Kovacev, Tadic, Encinas, Mihotek, Katusic, Kalasic, Kraljevic, Pavisic, Raljevic,  Salcedo Golac, Pereira, Yankovic,  Luna, Defilippis, Luksic, Krstulovic, Papic, Martinic, Macías Kovacev y  Mihotekj.

This slideshow requires JavaScript.

Si deseas saber de las actividades de la comunidad croata de La Paz, Bolivia puedes visitar su grupo en la pagina web en Facebook en el siguiente enlace: Comunidad Croata en La Paz, Bolivia

Si deseas adherirte al grupo de WhatsApp de la Comunidad Croata de La Paz, Bolivia contacta a: Michelle Brozovic 785-15091, Carlos Rojas Kuljis 602-02142, Erika Katusic 761-42312 o Kathia Pavisic 720-21849.

 

 

Vecernji List:”Croatian Bolivian. Pavisich … Pavišić?? You’re one of us “

Vecernji List Pavisich family picture 1930s

A few weeks ago, I started a collaboration with the portal “Moja Hrvatska” with Croatia’s leading newspaper “Vecernji List” writing articles on topics related to the  Croatian diaspora. Moja Hrvatska (My Croatia) is a new section of the newspaper,  that publishes articles from almost 20 authors from around the world contribute articles on topics  that are relevant to the Croatian diaspora. Below is my first article published in Croatian and translated into English.

“Croatian Bolivian.” Pavisich …Pavišić? You’re one of us”

Author: Alejandra Pavisich.
It all started in kindergarten when I realized that my surname sounded very different and strange. It was 1976, and being a little child I could then only write my nickname in Spanish because it was made up of five letters. I did not know what this name last name was all about, so I asked my father: “Where is our last name from?” I asked  my father who answered:” It’s Yugoslavian, your grandfather Francisco (Frane) Pavisich was from that country, when he arrived in Bolivia.”

He showed me a black and white photograph of a strong, older man who had a mustache. Grandfather Francisco was looking at me from the picture with a gentle look to life, and he really looked like my father. However, Francisco grandfather had died in 1966 – five years before I was born.

Francisco Pavisich was born in 1887 in Nerezisce, Brac Island in Croatia when it was still part of the Austro-Hungarian Empire. His mother and father had died during his teenage years, so at the age of 19 Francisco was already an orphan.

But life has it’s surprises, and my grandfather crossed the ocean to start a new life in South America, in Bolivia. In 1906 he came to the booming Bolivian city of Oruro, where his brother and many Dalmatian friends were working as managers of tin mining operations, at that time tin was the main export product of Bolivia.

Life went on and 81 years after the arrival of Francisco in Bolivia, my parents Dante and Olga visited Croatia, Serbia, Bosnia and Herzegovina and Slovenia. I remember vividly that after that 1987 trip I carefully examined the pictures that they brought back, and saw all the beautiful places and our relatives who were living in the motherland. That same year,  I began to exchange letters with my cousin Marina Pavišić of Split. I could not believe how I looked so much like Marina’s brother, Marko Pavišić who was also my cousin.

When I left Bolivia to study at the university  in the early 1990s in the United States, the war of independence of Croatia began.  CNN and other international media, constantly showed the bombed ruins of those beautiful places that appeared in the images of the pictures of my parents. It was very difficult to go through those years seeing the havoc caused by war.

My knowledge of Croatian history until then was limited to brief articles about Croatia, which were published in the Encyclopaedia Britannica we had at home. But soon after that, I started looking for new information about the country of origin of my family.

The war had started in that fateful year of 1992. For the first time in my life I felt a passionate love for Croatia, and I wanted to know more about my roots.

A year later, due to a summer course in Austria I went to my first trip to Europe. I remember it as if it were today. From Venice I saw the Adriatic for the first time, and felt the smell of earth and water, it was the closest thing to imagine being in Croatia, and I could feel the motherland that was across the Adriatic Sea, my heart was aching to visit Croatia. But I couldn’t visit because of the homeland war in Croatia I could not still travel to visit our country!

Years passed, I graduated from college and my masters degree in the United States. In Bolivia and the United States I acquired work experience.

Meanwhile, my sister had already received her Croatian citizenship. However, in 2012  the law Croatian citizenship law changed and now stipulated that to apply for Croatian citizenship, the applicant must speak, read and write the Croatian language.

“Well, if I must speak Croatian, I will learn the language,” I said aloud to myself, before I fully realized that this statement would begin a life changing event in my life.

To learn Croatian, I learned that I could apply  to a Croatian language course which was sponsored by the “State Office for Croats outside Croatia”, so I applied to that partial scholarship and got it.

So in 2013, exactly two decades after seeing for the first time the Adriatic from Venice, I went to live and study in Zagreb, Croatia for 5 months. It’s that precise moment that begins my passionate emotional connection with Croatia, when I finally begin to understand what it means to be an immigrant.

Vecernji List Alejandra Pavisich en Croacia

It was an experience that fed and nurtured my love to my Croatian roots, but at the same time I acquired a strong sense of self-knowledge and understanding of Croatian values. These were the values  that had been taught to me by my parents, and they were originally brought to Bolivia by Grandfather Francisco these values were: a strong sense of duty, responsibility, hard work, the importance of education and to encourage the younger generation to be hard working, decent and fair citizens.

During my stay in Zagreb, I had to do the paperwork for health insurance and one of the officials of the Health Institute of Croatia gave me one of the best compliments of my life.

He took the passport, and said:

“Okay. Um … Bolivia … Alejandra … Pavisich …Pavišić? But if you’re one of us! What are you doing here?” I laughed and replied, “I am here to learn the Croatian language and thanks for your compliment, now I feel like a real Croat in Croatia, being here is like being at home.”

It was the most beautiful and meaningful compliment that I got during my stay of five months in Croatia.

My relationship with the motherland remains strong. Two years ago I received my Croatian citizenship and got my Croatian passport recently. I’m still learning about one of the most beautiful countries in the world, sharing important information about our culture, the problems and issues that arise to acquire Croatian citizenship, as well as information and articles on Croatian history, sports, culture, current events and cooking. More than 8,000 fans worldwide are currently subscribed to my Facebook page “Dobar Dan Santa Cruz”.

Having a document that says I’m Croatian is wonderful, but to feel at home in Croatia, that is priceless!

“You’re one of us” – remains the warmest welcome I have gotten anywhere.”Source: http://mojahrvatska.vecernji.hr/pavisich-pavisic-pa-ti-si-jedna-od-nas-1069272

LA PATRIA: Historia del Cementerio de la Sociedad Croata de Socorros Mutuos en Oruro, Bolivia

Estatua y mausoleo del cementerio croata de Oruro, Bolivia
Estatua y mausoleo del cementerio croata de Oruro, Bolivia
Nicho de la bebe Desanka Pavisic
Nicho de la bebe Desanka Pavisic
Mausoleo Familia Sabioncello, Oruro, Bolivia
Mausoleo Familia Sabioncello, Oruro, Bolivia
Mausoleo Marcos Pavisic, Oruro, Bolivia
Mausoleo Marcos Pavisic, Oruro, Bolivia

“Hablar de muerte, viaje sin retorno es fuente de inspiración para los poetas, pintores, músicos e investigación para los antropólogos. Sin embargo, hay desánimo a la hora de atravesar instantes funerarios, cuando los cuerpos retornan a la última morada, usualmente suele ser que las visitas a estos lugares sagrados motivan a meditar y valorar la vida, como obsequio del Supremo Creador. Finalmente el camposanto es reserva de todos.

El deceso del señor Doymo Ostoich (1876-1912), a la edad de 37 años, fue sentida por la comunidad orureña, fundador de la Compañía Slava de Bomberos No. 3, Bomba Dalmacia de Oruro y de la Sociedad Slava de Socorros Mutuos de Antofagasta.
El Cementerio Croata de Socorros Mutuos, es espacio de arte y silencio, encontramos hornacinas clasificadas, numeradas, en orden para adultos y párvulos. En la parte de un pequeño corredor, seis mausoleos, revelan que las mejores manos de artesanos han esculpido con estilo e inagotable paciencia, algunos de ellos cuentan con espacios subterráneos, por la cantidad de párvulos fallecidos (en época de epidemia, los infantes eran los más vulnerables).
Edificaron Capillas familiares:
1918: Marcos Pavisic y Flía.
1919: Obitejl Restovic.
1919: Juane F. Sabioncello y Flía. (que en su interior reza: Dedico este recuerdo a mis hijos).
1920: Vcic Jerónimo Yelincic-Bárbara de la Puente.
1920: Antonio Dubravcic.
1925: Jorge Jankovic.
1951: Un monumento mortuorio (bóveda subterránea) señala: I. Vladislavic y Familia, en memoria de mi hijo Iván.
Una de las capillas tiene finamente trabajada en hojalata – un crucifijo con flores amarillas de excelente acabado-, un cuadro de Jesús bajando de la cruz, sostenido por San Francisco de Asís, es elemento evidente que marca y trasciende, el símbolo de fe y el sentido que la muerte libera, despoja del cuerpo para que el espíritu ascienda sin temor. Estos detalles en uno de estos mausoleos, muestra su ratificación y resignación de que la vida es efímera y que la muerte es la otra vida eterna. El cementerio ha sido edificado en forma de U, es decir alrededor están las hornacinas, a pesar de los avatares, la migración ha mantenido su cultura y las referencias visibles muestran exactamente este espacio sagrado. Sus descendientes han hilado la memoria para conservar en el tiempo a sus ascendientes, acogidos en la tierra, dormidos con la certeza de la resurrección.
En esta explanada, se encuentran hornacinas grandes laterales, pequeñas para párvulos, vacíos y sepultados. Existe un espacio que sirve de capilla abierta para la celebración de misas.
A tiempo de describir este lugar místico de vida y muerte, considero que es necesario desentrañar la presencia masiva de estos extranjeros que se asomaron a nuestro Oruro y se quedaron para siempre. Recorriendo la historia con datos primarios reconocemos, los diferentes cambios de nombre que surgieron a partir del “Testimonio de la Escritura No. 107, del 27 de noviembre de 1917, siendo la Sociedad Slava Mercantil de Socorros Mutuos, representada por los señores Antonio Harasic y Domingo Garafulic, Presidente y Secretario respectivamente, solicitan la concesión gratuita de un lote de terreno, otorgado por el Honorable Concejo Municipal”.
La Comisión de Beneficencia, informa al Ayuntamiento sobre la concesión solicitada, notificando al Notario Municipal Enrique López emita la Minuta para registrar en las escrituras públicas como sigue: “Primera: Leoncio Suaznábar y Agustín Prudencio, Presidente y Secretario respectivamente del Honorable Concejo Municipal, y en ejecución del acuerdo, cedemos y traspasamos a perpetuidad en condiciones gratuitas un mil metros cuadrados de terreno (veinticinco metros por cuarenta metros), ubicado hacia el sur del Cementerio Laico, a favor de la Sociedad Slava Mercantil de Socorros Mutuos de esta ciudad”.
Después de casi un año, corría un veintidós de octubre de mil novecientos dieciocho, el aval del “Testimonio de Escritura No. 717, siendo Notario de 1ª. Clase José L. Baldivieso”, motiva a rubricar el compromiso de entrega de parte de la Alcaldía un terreno de “mil metros, otorgado al señor Alfonso Rosazza, bajo la garantía de los señores Juan Inocencio y Mariano Bojanic, a favor de la Sociedad Slava Mercantil de Socorros Mutuos, que posteriormente se denominaría: Cementerio de la Sociedad Yugoslava de Socorros Mutuos”. Consta un documento, contrato privado entre los señores Antonio Harasic Presidente de la Sociedad Slava Mercantil de Socorros Mutuos y el señor Alfonso Rosazza contratista comprometido a construir el “Cementerio Slavo”, por la suma de Bolivianos Diez y ocho mil trescientos cuarenta y un bolivianos, lamentablemente no honró su palabra ni su firma, la falta de dinero, significó extenderle un aumento de dos mil seiscientos cincuenta y nueve bolivianos, con la garantía del señor Juan Inocencio que solidaria y mancomunadamente respondería al acuerdo con la entrega de sus bienes si fuese al extremo del incumplimiento.
El año 1937, Editorial Noticias, imprime un Reglamento Interno del Cementerio de la Sociedad Yugoslava de Socorros Mutuos con 12 incisos que señalan:
1. Todo socio activo, jubilado, honorario o cooperador que sea de nacionalidad yugoslava, y que esté con sus cuotas pagadas al día y demás obligaciones que prescriben los estatutos de la Sociedad, será sepultado en el Cementerio de la Sociedad, corriendo los gastos funerarios por cuenta de la Institución, no pudiendo exceder más de Bs. 600.- La determinada suma se designa siempre que los deudos del socio fallecido la soliciten en el término de quince días.
2. El socio tendrá derecho a la sepultura en dos nichos del Cementerio de la Sociedad, a sus familiares que a continuación se indican, corriendo en este caso los gastos del entierro por cuenta de éste, pagando además un derecho de Bs. 200,- por nicho grande y por el nicho chico Bs.100-, siempre que el deudo esté en condiciones de sufragar este pago. a) Al padre mayor de 60 años, b) A la madre. c) a su legítima esposa, d) A sus hijos legítimos menores de 18 años, e) A sus hijas legítimas, hermanas solteras y primas hasta primer grado de parentesco; siempre que no tuviesen otros familiares más cercanos y que podrían haber sido miembros de la Sociedad, f) La viuda e hijos legítimos menores de 18 años.
3. Para que el socio tenga derecho a los privilegios que le otorga la Sociedad, es necesario que haya permanecido en ella tal durante seis meses y pagado sus cuotas puntualmente. En caso de que fallezca antes de permanecer seis meses en la Institución, deberá pagar la cuota extra de Bs. 500.- para el nicho grande y para el chico Bs. 250.-
4) Todo yugoslavo que no es socio y que su situación le permita serlo, en caso de muerte sus familiares podrán solicitar el nicho para depositar sus restos previo pago de Bs. 2.000, por el nicho grande y Bs.1.000 por el chico, con la debida autorización del Directorio.
5) El socio que desea construir su propio Mausoleo dentro del Cementerio de la Sociedad, se le concederá el terreno estrictamente necesario al precio de Bs. 2.000, no pudiendo el espacio exceder de 3 x 4 metros. El solicitante podrá construir el Mausoleo, previa aprobación del plano, en el término de un año de la fecha de la concesión. Estando en construcción dentro del año podrá solicitar la prórroga por un año más, caso contrario, el Directorio podrá anular la concesión devolviendo el importe que hubiese pagado. Estos Mausoleos serán exclusivamente para los miembros de sus familias, no pudiendo ser enterradas personas ajenas a su familia, salvo que sean socios de la Institución. El terreno no construido es intransferible. El Mausoleo en construcción o terminado se podrá transferir solamente a otro socio y previa autorización del Directorio.
6) El yugoslavo o yugoslava que no habiendo transcurrido tres meses de su llegada a esta ciudad y falleciese sin estar al amparo de la Sociedad, haya manifestado a sus deudos el deseo de ser sepultada en el cementerio de la Institución, se le concederá mediante pago previo, por lo menos Bs. 500.-. Cuando el fallecimiento ocurriese después de los tres meses de su llegada, dicho pago deberá ser de Bs. 800.- Pasando un año de su permanencia, este pago deberá ser de 2.000.-, conforme al artículo cuarto del presente reglamento, estos pagos se harán al contado y anticipadamente.
7. Para traslado de algún deudo del socio, de cualquier Cementerio al de la Sociedad, se le permitirá previo abono de Bs. 1.000.- para los adultos y Bs. 500 para los párvulos.
8. Si una persona debidamente autorizada quisiera retirar los restos de algún pariente o amigo, correrán los gastos y trámites que se deben verificar por cuenta del interesado.
9. Cuando un yugoslavo o yugoslava, transeúnte y de buena conducta fallezca en esta ciudad y su estado de pobreza no permita a sus deudos o amigos hacer a la Sociedad el pago previsto en otros artículos, que representa siquiera el valor del nicho, se le dará sepultura en el Cementerio de la sociedad gratuitamente, más los gastos funerarios siempre que el Directorio conceda esta gracia.
10. Asimismo, podrán ser sepultados en el Cementerio de la Sociedad, el médico ad-honorem, en servicio activo, y de los socios honorarios, de otras nacionalidades, sin pago alguno por nicho.
11. Los nichos serán ocupados estrictamente por orden numérico, no pudiendo nadie alegar preferencias.
12. Cualquier otro caso que se presentase y no esté previsto en el presente Reglamento, será resuelto por el Directorio”.
Rige desde el 17 de octubre de 1937, aprobado por la Junta General Extraordinaria.
El Reglamento considera nuevas construcciones a partir de su aprobación en 1937. Las capillas familiares datan desde 1918, posterior a su aceptación no se construyó ni una sola edificación más.
El Cementerio Croata, próximo a cumplir el centenario de su concesión, ofrece un espacio apacible, un jardín cultivado e inmensos árboles que brindan un gesto de armonía.
Sería importante que a partir de la Dirección de Patrimonio y Turismo, se consolide para que el Cementerio Croata sea declarado Patrimonio Cultural e Histórico del Departamento de Oruro.” Fuentes: Gonzalo Nigoevic, Diario orureño “El Día” 1912. Fotos: La Patria y Alejandra Pavisich. Autora: Marlene Durán Zuleta – Poeta, escritora, compositora e investigadora de la cultura orureña http://www.lapatriaenlinea.com/?t=cementerio-de-la-sociedad-yugoslava-de-socorros-mutuos&nota=209256